Cannabis: La sociedad entre debates y prejuicios

Cannabis: La sociedad entre debates y prejuicios

19 enero 2020 0 Por Jorge Achar

Fig.1: Hoja palmaticompuesta.

Desde pasta de papel, hasta medio efectivo para rituales religiosos y creencias místicas. El amplio campo de aplicación de esta planta actualmente muy difamada, ha generado un sinfín de posiciones, cuestionamientos éticos, y opiniones acerca de sus capacidades, tanto ventajosas como desventajosas. La Marihuana ha sido desde hace muchos años, objeto de críticas y debates sociales, lo cual comenzó a desplegar un abanico de posibilidades para aquellos visionarios que aún hoy en día, guían a la Ciencia con fines buenos y nobles, como diría el legendario Richard Feynman.

En sus inicios, era una medicina muy común y normal en la antigua China e India. A mediados del siglo XX todavía no se sabía mucho acerca del Cannabis y debido a su mala imagen pocos investigadores se arriesgaban a estudiarla. Desde hace mucho tiempo su fibra resistente se utiliza para elaborar sogas, telas ,papel, el aceite de su semilla se utiliza como alimento, hasta incluso como combustible. Sus seguidores sostienen que esta planta tan calumniada puede mejorar la vida y ayudar a la gente a librarse de la enfermedad y el dolor, así también, para muchos se convirtió en un remedio efectivo para promover el sueño, estimular el apetito, amortiguar los golpes y las conmociones de la vida, y hasta aseguran que disminuye el nivel de estrés, tensión y ansiedad. Lo que si es evidente, fumarla puede generar un ataque temporal de risa, contemplación intensa de los zapatos o del suelo, amnesia sobre lo ocurrido hace dos segundos y un antojo voraz por comer Cheetos.

Fig.2 Flores secas,con el CBD en el interior de los tricomas. Foto: Wikipedia

En el año 1963, un profesor Israelí llamado Raphael Mechoulam, junto a su equipo científico de investigación, lograron determinar la estructura química del principal componente psicoactivo del cannabis, conocido como tetrahidrocannabidiol (THC), como así también, del aceite de cannabidiol (CBD) la sustancia medicinal prometedora que causa grandes expectativas en el mundo de la ciencia medica. Existen diferentes variedades de marihuana, algunas con grandes concentraciones de THC y otras en cambio, con alto nivel de CBD, cada una con un fin específico para su uso. Esto es debido a causas naturales pero también a la misma manipulación del hombre a la hora de obtener especies híbridas.

Un estudio determinó que en el año 2012 un porcentaje de 4,13% de la población humana a nivel mundial, utilizó marihuana al menos una vez en el año con fines recreativos, reportándose también países con alto nivel de consumo como EE.UU, Canadá, Islandia, Nueva Zelanda, Nigeria, España y Australia entre otros. (fuente oficina de Naciones Unidas contra la droga y el delito).

Fig.3 Flores secas Foto: trentotoday.it

En el año 1992, Raphael y sus colegas investigadores, lograron aislar la sustancia química producida por el cuerpo humano que se une al mismo receptor del cerebro que el THC. La llamaron Anandamida, y se trata de un endocannabinoide, un neurotransmisor producido por el cuerpo humano que imita los efectos del THC. Desde entonces se descubrieron varios mas de este tipo y sus receptores. Los científicos observaron también, que los endocannabinoides interactúan con una red neuronal específica, de manera muy similar a como lo hacen las endorfinas, la dopamina y la serotonina.

Hoy en día, Israel tiene uno de los programas de uso médico de la marihuana mas avanzados del mundo, gracias a Raphael como su principal contribuyente. Más de 20.000 pacientes tienen licencia para su uso, a fin de tratar condiciones como Glaucoma, enfermedad de Chron, inflamación, pérdida de apetito, síndrome de Tourette, Esclerosis Múltiple y asma. Cada año, nuevas ciudades y países se suman a este desafío de replantear sus políticas antidrogas. Y aunque las leyes sean diversas a nivel mundial, ya sea para el cultivo, venta, posesión o consumo, la oportunidad para esta planta tan misteriosa y a la vez prometedora comienza a gestarse. En Argentina, ya se aprobó la ley de uso medicinal de cannabis en el año 2017, sumándose a países como Uruguay (2012), Mexico (2016), Brasil (2016), Puerto Rico (2016), Jamaica (2015), Costa Rica, Reino Unido (2003), Dinamarca (2016), Rep. Checa (2013), Croacia (2015), Portugal (2001), Canadá (2014), Corea del Norte (siempre fué legal) y EE.UU (solo en algunos estados).

Con el creciente aumento del debate, las críticas, los prejuicios, el esceptisismo y las controversias no se hacen esperar. Es claro que la sociedad juega un rol importante en esta situación, el conocimiento en el tema es necesario para guiar a la política por el camino ideal para un bien social común, en el que la ciencia pueda participar activamente para la mejor comprensión de alternativas modernas e innovadoras, que permitirán a su vez, mejorar la calidad de vida mucho mas de lo que las personas creen.